Utilice Internet Explorer para visualizar correctamente labiblia.cc

 
     
 

 

 
 

 

 

 

 
Antiguo Testamento

Ester

Nuevo Testamento

 

 

 
 

Capítulos del libro de Ester en el Antiguo Testamento de la Biblia

 
 

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

 
     
 

LA BIBLIA - Antiguo Testamento - Ester

 

 

 

El libro se considera canónico en su original arameo; las adiciones posteriores en griego son deuterocanónicas para los católicos y apócrifas para los protestantes.

El Libro de Ester es un libro histórico, que en su original hebreo tiene el objeto de explicar a los fieles el origen de la fiesta de Purim. Sin embargo, es muy diferente de los demás libros históricos de la Biblia y forma una unidad conceptual con los dos que lo preceden: el Libro de Tobit y el Libro de Judit.

La diferencia, en el caso de Ester, es que el objetivo de explicación acerca de Purim proviene sólo del original hebreo; las adiciones griegas posteriores exaltan el poder de Dios a fin de solidificar la confianza del pueblo hebreo en el triunfo final, especialmente en el sentido militar.

El Libro de Ester muestra un nacionalismo rudo y furioso, con un lenguaje seco y directo, poco dado a las metáforas. Al contrario que otros libros bíblicos, Ester no se molesta en citar fuentes ni tampoco en acercarse a la doctrina estricta, al concepto de Alianza ni a Dios como fuente de la espiritualidad y la vida religiosa del pueblo judío.

La historia de Ester es un drama, no en el sentido griego (lucha del hombre contra el destino) sino en el hebreo: una historia que muestra la providencia de Dios.

Como en muchos otros casos de libros de este período, el autor del Libro de Ester permanece desconocido, aunque la tradición suele atribuirlo al profeta Esdras. Su estilo es moderno (del tiempo de los Macabeos) y un verdadero erudito en los asuntos históricos del pueblo al que pertenece. Está muy bien documentado y no comete errores históricos.

En este libro bíblico se menciona a:

1) El rey Asuero: este rey gobernó desde la India hasta Etiopía sobre 127 provincias (Ester 1:1). Asuero proclamó reina a Ester en lugar de la reina Vasti que se había negado a salir para mostrarle su hermosura "a los pueblos y a los príncipes" (Ester 1:11) pues la Biblia dice que Vasti "era hermosa de aspecto" (Ester 1:11).
2) Mardoqueo: era tío de Hadasa o Ester. La Biblia menciona en Ester 2:7 que "había criado a Hadassa, que es Esther, hija de su tío, porque no tenía padre ni madre; y era moza de hermosa forma y de buen parecer; y como su padre y su madre murieron, Mardoqueo la había tomado por hija suya."
3) Ester: era "hija de Abihail, tío de Mardoqueo" y Mardoqueo la crió como si fuera hija suya. Era "moza de hermosa forma y de buen parecer" (Ester 2:7). Su nombre hebreo era Hadasa (que significa mirto) pero le fue cambiado a Ester que es de origen babilónico y significa ‘estrella’. Fue proclamada reina en lugar de la reina Vasti pues ganaba "la gracia de todos los que la veían" (Ester 2:15).
4. Amán: era "hijo de Amadatha Agageo" (Ester 3:1). El rey Asuero le dio un puesto más elevado que Mardoqueo. Amán odiaba a Mardoqueo ya que no se arrodillaba ni se inclinaba ante él, "porque así se lo había mandado el rey" (Ester 3:2). Por eso fue que procuro destruir a los judíos incluyendo a Ester aunque él no sabia que era judía.

Ester es mucho más neutro (religiosamente hablando) que los demás libros históricos. Sin embargo, así como Judit intentaba probar la intervención de Dios en la victoria judía sobre Asiria, aquí Ester pretende imbuir en los guerreros la confianza en la victoria final del judaísmo gracias a la ayuda de Dios

Utiliza permanentemente los mecanismos lógicos hebreos: si Dios ama al justo, el justo deberá finalmente triunfar sobre el impío (amonestación de Mardoqueo a Ester: cs. 13-17; comprensión de los personajes de que Dios guía los sucesos: 1:14-16). Además, la acción de Dios siempre opera conforme a su propia Ley.

La principal conclusión que se extrae de este libro es que la visión histórica de los escritores sagrados difiere en gran medida de la que exhiben los historiadores. Los hechos, la exactitud, la documentación, son asuntos secundarios y sólo se echa mano de ellos cuando es imprescindible. En el libro histórico judío la historia es un medio para profundizar en la teología, y no un fin en sí misma.

El razonamiento de los autores históricos judíos es el siguiente: algunos lectores echarán de menos los datos, fuentes y largas disquisiciones históricas. Otros, en cambio, meditarán sobre las causas y consecuencias de los hechos y buscarán sus motivos, al final de los cuales siempre está Dios. A ellos están destinados estos textos.

 

 

   
Búsqueda personalizada
 
     
 

 

 
 

 

 
 

 

 
 

La Biblia

 
 

hit counter

View My Stats